diciembre 20, 2018 2 Lectura

José Manuel Moller, creador de Algramo, y Javier Vega, ex ejecutivo de la industria farmacéutica, lanzan un servicio que busca beneficiar a todas las personas para que no tengan que pagar de más en sus recetas médicas.

SANTIAGO.- Pese a que nuestra legislación permite fraccionar la venta de medicamentos desde el año 2014 (Ley de Fármacos I) para no tener que comprar una caja completa, esto aún no es masivo ya que implementar el proceso en cada farmacia encarecería aún más el acceso a los remedios.Sin embargo, este servicio que contempla la ley –y que hoy sólo ofrecen farmacias populares, consultorios y muy pocas droguerías independientes- a partir de ahora recibe un empujón importante con el surgimiento de un nuevo actor en el mercado: la empresa Fracción.

Este un emprendimiento de José Manuel Moller, creador de Algramo, microempresa que instaló con éxito máquinas dispensadoras para vender a granel en almacenes de barrio productos como aceite, detergente o legumbres.

Tras esa primera experiencia -que fue reconocida con el premio The Venture en Silicon Valley-, Moller, ingeniero comercial, se unió con Javier Vega, ex ejecutivo de la industria farmacéutica, para buscar una solución masiva desde el mundo privado, uniendo fuerzas con las farmacias independientes. Así, en vez de que cada local tuviera su propio equipo de división de medicamentos, Fracción ofrece un servicio centralizado digital para surtir a las droguerías independientes. Además, esta tecnología permite superar uno de los grandes escollos de la venta fraccionada: la trazabilidad. Es decir, permite hacer el seguimiento a los remedios vendidos desde su salida de los laboratorios, porque permite llevar el registro por cada lote.